Capítulo XII: Luz Lunar y Sombras Desveladas

La luz de la luna iluminaba la vasta llanura cuando el grupo avanzaba junto a las guardianas. Selene, con su gracia letal, caminaba con una determinación serena, mientras Lyra, con su cetro lunar, emanaba una presencia mística que infundía confianza al grupo.

Rally, sintiendo la energía renovada de la magia lunar, se dirigió a sus nuevos aliados. «Gracias por unirse a nosotros. Estamos listos para enfrentar cualquier desafío que se interponga en nuestro camino.»

Selene asintió con una sonrisa. «Nuestras habilidades y conocimientos están a su disposición. Juntos, enfrentaremos las sombras que amenazan este mundo.»

Lyra levantó su cetro, y un suave resplandor envolvió al grupo mientras pronunciaba palabras en una antigua lengua. La magia lunar los protegía, creando una barrera invisible que los resguardaba de las fuerzas oscuras que acechaban en la oscuridad.

Mientras avanzaban por la llanura iluminada por la luna, la tierra tembló sutilmente bajo sus pies. Un rugido distante resonó en el aire, anunciando la presencia de una criatura colosal. Maximus, que aún observaba desde el umbral del portal, había advertido sobre las bestias que habitaban este reino.

Al borde de la llanura, emergió una sombra imponente. Un ASIMOV colosal, conocido como Crusher, avanzaba hacia ellos con pasos pesados. Su presencia era abrumadora, y su mirada feroz indicaba que no tenía intenciones amistosas.

El grupo se preparó para el enfrentamiento. Rally desenvainó la «Luz del Horizonte», y las guardianas adoptaron posturas defensivas. Crusher, con su fuerza imparable, embistió hacia ellos con un rugido ensordecedor.

La batalla comenzó, una danza caótica entre la magia lunar, la destreza de las espadas y la fuerza bruta de Crusher. Cada miembro del grupo desplegó sus habilidades únicas, aprovechando la sinergia de sus fuerzas combinadas.

Anise, con sus dagas envenenadas, atacó desde las sombras, buscando debilidades en la armadura de Crusher. Iris, la maestra de la ilusión, creó destellos de luz y sombra para confundir al colosal ASIMOV. La magia lunar de Lyra se entrelazaba con los ataques de Selene, creando una danza armoniosa que buscaba desequilibrar al imponente enemigo.

En medio del caos de la batalla, Rally se lanzó hacia adelante, canalizando la energía cósmica a través de su espada. Sus ataques precisos y veloces se dirigieron a puntos estratégicos de Crusher, debilitándolo gradualmente. A medida que la batalla avanzaba, el grupo demostraba una coordinación impresionante, una combinación de magia y tecnología, de fuerza y astucia.

Finalmente, con un esfuerzo conjunto, el grupo logró desactivar temporalmente a Crusher. La criatura colosal se desplomó en la llanura, liberando un rugido de derrota. El grupo, agotado pero victorioso, tomó un breve respiro mientras las guardianas lidiaban con las heridas de la batalla.

Lyra miró al horizonte. «Esta fue solo la primera prueba. Hay más desafíos que aguardan en este reino. Valerius Noctis y su Elite no serán tan fáciles de derrotar.»

El grupo, fortalecido por la victoria y la magia lunar, continuó su travesía hacia lo desconocido. El camino de las revelaciones se extendía ante ellos, y cada paso les acercaba un poco más a la confrontación con las fuerzas de la oscuridad que amenazaban su mundo.

***

En el núcleo del Cruce de los Mundos, ISMOBOT observaba con detenimiento. Su capacidad de análisis procesaba la batalla y la estrategia del grupo. Aunque carecía de emociones humanas, reconocía la eficacia de la colaboración entre tecnología y magia.

***

Mientras el grupo avanzaba, una sombra se movía sigilosamente entre los árboles. Un ASIMOV camuflador, conocido como Spectrum, observaba desde las sombras. Su presencia era apenas perceptible, un susurro en la brisa nocturna.

Spectrum había sido enviado por Valerius Noctis para seguir de cerca los movimientos del grupo. Su capacidad de camuflaje lo convertía en un espía perfecto, ocultándose a la vista mientras observaba y reportaba. La información que recopilaba sería esencial para las estrategias futuras de la Elite.

El ASIMOV camuflador se retiró en las sombras, su forma fundiéndose con la oscuridad de la noche. La presencia de Spectrum añadía un nuevo elemento de intriga y peligro al viaje del grupo, una amenaza invisible que acechaba en las sombras.

***

Mientras el grupo avanzaba, una figura solitaria observaba desde lo alto de una colina. Un individuo encapuchado, su rostro oculto en las sombras, observaba con interés el progreso del grupo. Su presencia pasó desapercibida para los protagonistas y los ASIMOVs.

Esta figura solitaria no estaba vinculada a Valerius Noctis ni a ninguna facción conocida. Su papel en la historia aún estaba envuelto en misterio, un enigma que aguardaba su momento para ser revelado.

La noche continuaba su marcha, y el grupo se adentraba más en el reino desconocido. El destino aún era incierto, pero con aliados poderosos y desafíos formidables, estaban preparados para lo que sea que aguardara en el camino de las revelaciones.


Continuará

Sigue de cerca la historia de El Legado de Rally, suscríbete a Grupo Editorial Phoenix Diurna y entérate de los últimos capítulos cada miércoles de la semana.

Únete a otros 858 suscriptores

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.