Capítulo XII: El Camino de las Revelaciones

Bajo la brillante luz de la luna llena, el grupo liderado ahora por Maximus avanzó decididamente hacia su siguiente destino. Habían recibido conocimiento y poder en el Refugio de las Almas, y ahora estaban dispuestos a enfrentar cualquier desafío que se interpusiera en su camino.

Mientras caminaban por el antiguo bosque que rodeaba el Refugio, el silencio de la noche se rompió por el sonido de la brisa susurrante entre los árboles. La sensación de ser observados no los abandonaba. Los ojos de todos estaban alerta, y sus manos se aferraban a las armas, listas para la acción en cualquier momento.

Maximus guió al grupo a través del bosque hacia un punto donde la frontera entre los reinos parecía desvanecerse. Era un lugar donde la magia y la tecnología se encontraban, y la oscuridad y la luz se enfrentaban en una delicada danza.

Llegaron a un claro, y en el centro del mismo, un antiguo portal se alzaba majestuosamente. Este portal, conocido como el «Cruce de los Mundos,» era el camino que los llevaría al reino donde Valerius Noctis y su Elite habían establecido su fortaleza.

Maximus se detuvo frente al portal y miró al grupo con una mirada de determinación. «Este es el umbral entre nuestro mundo y el suyo. A través de este portal, encontrarán a Valerius y la Elite. Deben estar preparados para enfrentar lo desconocido, desafiar la oscuridad y proteger las Piedras Arkhan con sus vidas.»

Rally asintió con firmeza, consciente de la magnitud de la tarea que tenían por delante. «Estamos listos, Maximus. Hemos venido hasta aquí y no retrocederemos ahora. Valerius Noctis y su Elite no saben con quién se han enfrentado.»

El anciano sonrió con gratitud. «Esa es la determinación que necesitaremos. Ahora, cada uno de ustedes debe tocar el portal y abrir el camino.»

Uno a uno, los miembros del grupo se acercaron al portal y extendieron sus manos hacia él. Una oleada de energía los envolvió, y sus mentes se llenaron de visiones y presagios. Vieron destellos de batallas futuras, de victorias y pérdidas, de misterios aún no resueltos.

Cuando todos hubieron tocado el portal y recibido su bendición, Maximus los miró con profunda seriedad. «El destino del mundo descansa en sus manos. Adelante, héroes.»

Con un último vistazo al bosque y al Refugio de las Almas, el grupo cruzó el umbral del Cruce de los Mundos. En el otro lado, un nuevo y desconocido reino se desplegaba ante ellos, lleno de desafíos y peligros. No sabían lo que les esperaba, pero estaban dispuestos a enfrentarlo con determinación y valentía.

Mientras se adentraban en el nuevo mundo, Maximus permaneció en el umbral, observándolos con una expresión de orgullo y preocupación. Sabía que el camino sería difícil y lleno de obstáculos, pero también estaba seguro de que el grupo tenía el potencial para cambiar el destino de su mundo.

Las estrellas brillaban en el cielo nocturno, marcando el comienzo de una nueva fase de su viaje. El camino de las revelaciones estaba frente a ellos, y lo que descubrieran podría cambiarlo todo.

***

El grupo emergió del portal en un mundo que irradiaba una belleza mística. La luna en su cenit arrojaba su luz plateada sobre el paisaje, revelando vastas llanuras cubiertas de hierba y bosques profundos. El aire tenía una cualidad etérea, y todo parecía impregnado de un aura mágica.

Mientras se acostumbraban a su nuevo entorno, fueron recibidos por dos figuras misteriosas que emergieron de la penumbra. Una de ellas, Lieutenant Selene, llevaba dos espadas gemelas en la espalda, sus nombres, «Crepúsculo y Alba», inscritos en sus hojas. Su apariencia denotaba una gracia y confianza imponentes.

La otra figura era Oracle Lyra, quien portaba un cetro lunar en su mano y estaba decorado con una Piedra Arkhan de cuarzo rosa, con el símbolo de una estrella fugaz. Su mirada era penetrante, y la sabiduría que emanaba de ella era palpable.

Lyra habló con su voz melodiosa. «Hemos estado esperando tu llegada. Sabíamos que el grupo de Maximus se dirigía hacia aquí. Tienen un aura distintiva.»

Rally asintió, reconociendo que estaban ante dos guardianes excepcionales. «Somos el grupo que busca proteger las Piedras Arkhan y enfrentar a Valerius Noctis y su Elite. Maximus nos ha guiado hasta aquí, y necesitamos su ayuda y sabiduría.»

Selene sonrió con determinación. «Están en el lugar correcto. Hemos sido designadas para ayudarlos en su misión. Nuestras habilidades serán fundamentales en su lucha contra las fuerzas de la oscuridad.»

Lyra extendió su cetro, y un suave resplandor lunar rodeó al grupo, infundiéndolos con una sensación de paz y protección. «La magia lunar nos guiará y fortalecerá en esta travesía. A través de mí, podemos anticipar los movimientos de sus enemigos y desentrañar los misterios que los rodean.»

El grupo se sintió inspirado y renovado por la presencia de estas guardianas de la luna y la luz. Habían obtenido aliados poderosos y sabios que los ayudarían en su búsqueda para proteger las Piedras Arkhan y desvelar los secretos de su antiguo poder.

Selene, con su destreza en el combate, y Lyra, con su magia lunar y visión, serían fundamentales en el enfrentamiento contra Valerius Noctis y su Elite. Con su guía y apoyo, el grupo se preparó para continuar su travesía, con un nuevo sentido de determinación y esperanza.

ISMOBOT, quien ya formaba parte del grupo, observó con atención la llegada de estas nuevas aliadas. Su lógica y capacidad de análisis lo llevaron a considerar la utilidad de estas habilidades adicionales para la misión. Si bien su programación inicial lo había llevado a ser precavido, también reconocía la importancia de fortalecer la alianza con personas tan excepcionales. A medida que el grupo se preparaba para avanzar, ISMOBOT guardó la información en su memoria y se unió a la decisión de continuar la travesía con estos aliados inesperados. La misión de proteger las Piedras Arkhan y enfrentar a Valerius Noctis continuaba, y cada nuevo aliado fortalecía su determinación.


Suscríbete a Grupo Editorial Phoenix Diurna para estar al tanto de Historias: Un Mundo de Imaginación y Creatividad Literaria.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.