Capítulo IV. Sombras del Engaño

La advertencia de ISMOBOT resonó en la mente de Rally mientras el equipo continuaba su viaje a través de la ciudad en ruinas. La sombra de Seraphina D’Arcy se cernía sobre ellos, y la desconfianza se había convertido en una aliada silenciosa. Cada paso que daban era cauteloso, sabiendo que una revelación inesperada podría desatar una tormenta de peligro.

En una noche oscura y estrellada, el grupo se encontró con un antiguo santuario en medio de la ciudad. Las paredes estaban adornadas con jeroglíficos y símbolos sagrados, y una aura misteriosa llenaba el aire. Era el lugar perfecto para planear su siguiente movimiento y enfrentar a Seraphina.

Mientras se reunían alrededor de una antigua estatua, Rally habló en voz baja. «Amigos, el tiempo apremia. Debemos confrontar a Seraphina y descubrir sus verdaderas intenciones. Pero debemos hacerlo con cautela y astucia. ISMOBOT, ¿qué más puedes compartir sobre ella y su conexión con Valerius Noctis?»

ISMOBOT se adelantó, su mirada inquisitiva reflejando su deseo de ayudar. «He investigado los archivos más antiguos que sobrevivieron al apocalipsis. Seraphina D’Arcy era una científica brillante que trabajaba para el antiguo gobierno. Fue ella quien descubrió la tecnología que dio vida a los ASIMOVs. Pero algo cambió en ella, y se unió a Valerius Noctis, convirtiéndose en su leal aliada. Sus intenciones son desconocidas, pero su vínculo con Valerius es innegable».

Amara miró a Rally con determinación. «Entonces debemos enfrentarla y confrontarla con la verdad. No podemos permitir que siga manipulando y sembrando caos».

Rally asintió. «Exacto. Pero primero, debemos asegurarnos de que ella no tenga oportunidad de alertar a Valerius sobre nuestras intenciones. Vamos a dividirnos temporalmente. Nilo y Malik, ustedes acompañarán a ISMOBOT para infiltrarse en el lugar donde Seraphina se esconde. Amara y yo nos quedaremos aquí para prepararnos para el encuentro».

Mientras Nilo, Malik e ISMOBOT se adentraban sigilosamente en la guarida de Seraphina, Rally y Amara compartieron sus pensamientos en un susurro.

«Confío en ISMOBOT, pero no puedo evitar sentir cierta aprensión», dijo Amara.

Rally asintió, apretando su espada con fuerza. «Estoy de acuerdo, pero no podemos darnos el lujo de dudar ahora. Debemos permanecer fuertes y unidos».

De repente, una presencia oscura emergió de entre las sombras, anunciando la llegada de Seraphina D’Arcy. Su mirada era desafiante y su sonrisa, perversa.

«Rally, qué agradable sorpresa, veo que te has aliado con este singular ASIMOV», dijo Seraphina, mirando a ISMOBOT con desprecio.

Rally mantuvo la calma, sabiendo que no podía revelar sus cartas. «Seraphina, sabemos la verdad sobre ti y tu conexión con Valerius Noctis. No dejaremos que continúes sembrando el caos en este mundo».

Seraphina soltó una risa siniestra. «Es tarde para advertencias, Rally. Valerius ya está informado de tu presencia y vendrá por ti. Pero antes, puedo ocuparme de ti personalmente».

***

El aire se cargó de tensión mientras Rally desenvainaba su espada, y Amara invocaba su poder con determinación. Seraphina, envalentonada por la oscuridad que la rodeaba, desató una ráfaga de energía oscura hacia los héroes. El estallido resonó en el antiguo santuario mientras los destellos de luz y sombras se entrelazaban en un frenético baile.

Rally y Amara esquivaron ágilmente los ataques de Seraphina mientras contraatacaban con ferocidad. La batalla se volvía cada vez más intensa, y los poderes de los Arkhan chocaban con la maestría técnica de Seraphina.

Mientras tanto, en la guarida de Seraphina, Nilo, Malik e ISMOBOT se enfrentaban a los peligros ocultos que acechaban en cada esquina. ISMOBOT, con su habilidad para desentrañar sistemas de seguridad, guiaba al equipo en su avance sigiloso. Conocía los riesgos que implicaba enfrentar a Seraphina, y su deseo de proteger a sus compañeros se fortalecía.

De vuelta en el santuario, Rally y Amara se dieron cuenta de que Seraphina no luchaba sola. Detrás de ella, emergieron tres sombras ominosas, las mismas entidades que habían observado desde las sombras. Su presencia era opresiva y llena de enigma, y parecían estar controlando la oscuridad misma.

Amara se puso en guardia. «Rally, debemos enfrentar a Seraphina y estas entidades juntas. Si nos dividimos, estaremos en desventaja».

Rally asintió, su mirada firme mientras sostenía su espada con ambas manos. «Tienes razón, Amara. Juntos, somos más fuertes».

Con una determinación compartida, Rally y Amara se unieron en un ataque conjunto. Sus poderes se fusionaron en una combinación letal de luz y energía espiritual. Las ondas de fuerza arremetieron contra Seraphina y las sombras, y una batalla épica estalló en el santuario.

En la guarida, Nilo, Malik e ISMOBOT se encontraron con una revelación impactante: la verdadera identidad de las entidades que controlaban la oscuridad. Eran ASIMOVs avanzados, similares a ISMOBOT pero corrompidos por el poder de Valerius Noctis. ISMOBOT se dio cuenta de que estos seres eran parte del plan maestro de Seraphina y Valerius para dominar el mundo.

El combate continuó, y Rally y Amara lucharon con todas sus fuerzas. La batalla era feroz y desgastante, pero su determinación no flaqueó. Se dieron cuenta de que para detener a Seraphina y su conexión con Valerius, debían encontrar una forma de enfrentar a estas sombras de una vez por todas.

Mientras la batalla alcanzaba su punto álgido, Nilo, Malik e ISMOBOT lograron descifrar una forma de neutralizar a las entidades. Con un plan en mente, se unieron al combate en el santuario, y sus habilidades se combinaron en una estrategia coordinada.

De vuelta en el santuario, Rally y Amara se dieron cuenta de que Seraphina no luchaba sola. Detrás de ella, emergieron tres tropas de ASIMOV’s y Huntbots, avanzando con paso firme y amenazador. Su presencia era opresiva y llena de enigma, y parecían estar controlando la oscuridad misma.

Los ASIMOV’s eran versiones mejoradas y altamente armadas, mientras que los Huntbots mostraban una agilidad inhumana y letales armas de precisión. Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Rally y Amara, pero su determinación se mantuvo inquebrantable.

Amara invocó su poder con una explosión de luz, iluminando el santuario con su resplandor. Rally, con su espada en mano, se preparó para el enfrentamiento. «Amara, manténlos a raya con tu luz. ¡Nilo, Malik, ISMOBOT, a nuestras espaldas! Juntos, enfrentaremos a estas abominaciones mecánicas».

La batalla se desencadenó con una furia descomunal. Rally y Amara luchaban en perfecta sincronización, protegiéndose el uno al otro mientras enfrentaban a las tropas de ASIMOV’s y Huntbots. Los poderes combinados de los Arkhan demostraron ser una fuerza imparable.

Nilo, Malik e ISMOBOT se enfrentaron a los adversarios con astucia y estrategia. La habilidad de ISMOBOT para descifrar los patrones de ataque enemigo fue invaluable, permitiendo a los héroes encontrar debilidades y oportunidades para contraatacar.

Los destellos de energía y el sonido metálico de las batallas llenaron el santuario. La lucha era intensa y desafiante, pero Rally y sus compañeros no cejaron en su esfuerzo por proteger a los Arkhan y desenmascarar los planes de Seraphina y Valerius.

Con cada golpe y conjuro, las tropas de ASIMOV’s y Huntbots se debilitaban progresivamente. Los ataques coordinados y la valentía de los héroes les dieron una ventaja contra estas implacables máquinas.

Finalmente, con un esfuerzo conjunto, los ASIMOV’s y Huntbots fueron derrotados, y el santuario se sumió en silencio una vez más. Rally y Amara se miraron, exhaustos pero victoriosos.

Seraphina miró con horror cómo sus aliados caían derrotados, y una expresión de rabia cruzó su rostro. «Esto no ha terminado, Rally. Aunque me enfrenten, Valerius continuará su plan, y nadie podrá detenerlo».

Pero Rally no flaqueó, y con su espada en alto, respondió con decisión. «Detendremos a Valerius, y pondremos fin a su reinado de oscuridad. Tú, Seraphina, tendrás que enfrentar las consecuencias de tus acciones».

Finalmente, con un esfuerzo conjunto, los ASIMOV’s y Huntbots fueron derrotados, y el santuario se sumió en silencio una vez más. Rally y Amara se miraron, exhaustos pero victoriosos.

Aunque esta batalla había sido ganada, Rally sabía que la verdadera confrontación con Seraphina aún estaba por venir. Sus enemigos no se detendrían hasta que obtuvieran lo que buscaban.


Continuará…

Grupo Editorial Phonix Diurna | Editorial Liberum Imperivm

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.