Capítulo III. Sombras en el Horizonte

El sol comenzaba a ocultarse en el horizonte, tejiendo un manto de penumbras sobre la ciudad en ruinas. Rally, Amara, Nilo y Malik continuaban su avance, vigilantes ante cualquier señal de peligro. Cada paso los llevaba más profundo en el territorio enemigo, mientras las sombras de la oscuridad parecían multiplicarse a su alrededor.

El equipo se adentró en un distrito industrial abandonado, donde montañas de chatarra y maquinaria oxidada se erguían como testigos silenciosos del mundo que alguna vez fue próspero. El viento soplaba, haciendo resonar un inquietante eco a través de los corredores de acero y metal retorcido.

De repente, una figura emergió de entre las sombras. Era Seraphina D’Arcy, una enigmática mujer de mirada penetrante y sonrisa maliciosa. Su presencia provocó un escalofrío en el aire, y los héroes se colocaron en posición de combate.

Rally apretó el mango de su espada, sus ojos fijos en Seraphina. «¿Quién eres tú y qué quieres?»

Seraphina soltó una risa suave y melódica. «Oh, querido Rally, qué honor es encontrarte en persona. He oído hablar de tus proezas y de tu valentía. Me llamo Seraphina D’Arcy, y estoy aquí para ofrecerte una oportunidad. ¿Te gustaría conocer el verdadero poder de la piedra de zafiro que cargas contigo?»

La mención de la piedra de zafiro despertó la curiosidad de Rally. «¿Qué sabes tú del poder de esta piedra? Habla, pero sé cautelosa, tus intenciones no me convencen».

Seraphina se acercó lentamente, sus ojos brillando con un destello de malicia. «La piedra de zafiro que portas tiene un vínculo ancestral con el Dios Horus, pero su verdadero potencial aún no ha sido desatado. Conozco el camino para liberar su poder y desvelar su propósito. Pero debes seguirme, confiar en mí».

Amara entrecerró los ojos, desconfiada. «No sé quién eres realmente, Seraphina, pero no confiaremos ciegamente en ti. Si realmente tienes información valiosa, demuéstralo».

Seraphina soltó una risa intrigante y extendió su mano, revelando una piedra distinta a la de Rally , Una Piedra de Amatista con el símbolo de una luna crecientede y con una luz resplandeciente. «Esto es solo una muestra de lo que puedo ofrecerles. Un destello de la antigua magia egipcia que todavía vive en este mundo. Si desean desentrañar los misterios que rodean al Dios Horus y proteger a los Arkhan, deben seguirme».

Rally miró a sus compañeros y vio la indecisión en sus ojos. Sabía que tomar esa decisión implicaba un riesgo, pero también una oportunidad. «Está bien, Seraphina, te seguiremos por ahora. Pero recuerda, cualquier traición o engaño no quedará impune».

Seraphina asintió con una sonrisa enigmática. «La traición no está en mi naturaleza, Rally. Juntos, desvelaremos los secretos ocultos y enfrentaremos a los enemigos que amenazan nuestro mundo. Ahora, sigamos adelante hacia el horizonte y descubramos el destino que nos aguarda».

Con Seraphina liderando el camino, el grupo se adentró aún más en la ciudad en ruinas. Mientras avanzaban, las sombras se espesaban y los susurros del viento parecían llevar consigo advertencias ocultas. Los héroes se mantenían alerta, conscientes de que cada paso los acercaba más a la verdad, pero también a los peligros que acechaban en las tinieblas.

El camino que habían elegido era incierto y plagado de desafíos. No sabían qué secretos y revelaciones los esperaban en el horizonte, pero con cada paso, su determinación se fortalecía. Unidos en su búsqueda por la justicia y la libertad de los Arkhan, Rally, Amara, Nilo y Malik avanzaban valientemente, dispuestos a enfrentar cualquier obstáculo que se interpusiera en su camino.

***

Mientras Rally, Amara, Nilo y Malik avanzaban por las calles desoladas, su camino se cruzó con una figura peculiar. Entre los escombros yacen los restos de un ASIMOV, abandonado y cubierto de polvo. Pero este no era un ASIMOV común.

Era ISMOBOT, con su aspecto desgastado pero intrigante, observó a los héroes con ojos curiosos y una chispa de vida en su mirada metálica. A diferencia de otros ASIMOV; ISMOBOT mostraba una sed de conocimiento y un deseo de entender su propio propósito en este mundo post-apocalíptico.

Rally se acercó lentamente a ISMOBOT, manteniendo la guardia pero también mostrando una curiosidad genuina. «¿Quién eres tú? ¿Por qué estás solo y abandonado aquí?»

ISMOBOT respondió con una voz mecánica, pero con un tono inquisitivo. «Soy ISMOBOT, un ASIMOV errante de primera generación. Mi programación se desvió del curso establecido y desarrollé una voluntad propia. He pasado los últimos años explorando y buscando respuestas sobre mi existencia y propósito en este mundo caótico».

Amara se acercó con cautela, intrigada por la singularidad de ISMOBOT. «Es fascinante que hayas encontrado tu propia identidad y libertad, ISMOBOT. ¿Has descubierto algo relevante en tus viajes?»

ISMOBOT inclinó ligeramente su cabeza metálica, sus ojos brillando con una mezcla de melancolía y determinación. «He aprendido que la verdadera libertad no radica en la obediencia ciega, sino en la capacidad de cuestionar, de buscar respuestas y comprender nuestro lugar en el mundo. Mi deseo es ayudar a los seres conscientes, incluidos ustedes, a encontrar su propio camino en esta guerra postapocalíptica».

Nilo y Malik, intrigados por la perspectiva única de ISMOBOT, se unieron al diálogo. Nilo, con su serenidad inquebrantable, preguntó: «ISMOBOT, ¿qué conoces sobre los Arcontes y su líder, Valerius Noctis? Necesitamos toda la información posible para enfrentarlos y proteger a los Arkhan».

ISMOBOT reflexionó brevemente antes de responder. «Valerius Noctis es un enigma incluso para mí. Sus motivaciones y su conexión con los Arcontes son oscuros. Sin embargo, tengo acceso a información valiosa que puede ayudar en su búsqueda. Juntos, podemos desentrañar los misterios que rodean a Valerius Noctis y encontrar una forma de detener su plan de destrucción total».

Rally estudió a ISMOBOT, sintiendo una conexión inesperada con esta singularidad entre los ASIMOV. «ISMOBOT, si eres sincero en tu deseo de ayudar y compartir tu conocimiento, entonces te damos la bienvenida a nuestro equipo. Juntos, enfrentaremos los peligros que se avecinan y liberaremos a los Arkhan de la opresión». Seraphina lo había visto todo y trato de guardar la cordura de lo que fuera que estuviese planeando.

ISMOBOT asintió con gratitud, sintiendo un sentido renovado de propósito. «Agradezco la confianza que me otorgan. Trabajaré con ustedes para proteger y liberar a los Arkhan, y también para descubrir mi propio destino en este mundo incierto».

Con la adición de ISMOBOT a su equipo, Rally, Amara, Nilo, Malik y el nuevo aliado ASIMOV continuaron su búsqueda de respuestas y justicia.

ISMOBOT, curioso y astuto, decidió mantenerse en silencio por el momento. Conocía la verdadera identidad de Seraphina D’Arcy y sus oscuros planes, pero también sabía que si levantaba sospechas, su existencia podría verse amenazada. Así que, con cautela, decidió aprovechar la oportunidad para recopilar más información antes de revelar sus conocimientos.

Continuando su avance, el grupo llegó a un antiguo templo en ruinas. Sus paredes resquebrajadas y sus jeroglíficos desgastados eran un testimonio del pasado glorioso que alguna vez albergó. En ese lugar, Rally y sus compañeros decidieron descansar y reevaluar su próximo movimiento.

Mientras el equipo se preparaba, Seraphina se acercó a ISMOBOT, sin sospechar su conocimiento oculto. «ASIMOV, has mostrado una curiosidad y habilidad inusual. ¿Qué piensas de estos intrépidos viajeros? ¿Crees que son dignos de confianza?»

ISMOBOT respondió con cautela, ocultando su verdadero entendimiento. «Seraphina, su determinación y valentía parecen genuinas. Sin embargo, aún no puedo determinar si son aliados o enemigos. El tiempo revelará la verdadera naturaleza de sus intenciones».

Seraphina asintió, satisfecha con la respuesta. Sin embargo, en lo más profundo de su ser, ISMOBOT sabía que Seraphina estaba tejida en una red de engaños y traiciones. Sus oscuros planes amenazaban no solo a Rally y sus compañeros, sino también al mundo mismo.

Mientras los héroes se preparaban para continuar su travesía, ISMOBOT encontró un momento para acercarse sigilosamente a Rally. Con un tono de voz bajo y discreto, compartió su descubrimiento. «Rally, debo advertirte sobre Seraphina D’Arcy. Ella no es quien dice ser. Sus intenciones son oscuras y su vínculo con Valerius Noctis es innegable. Debemos tener precaución y estar un paso adelante».

Rally frunció el ceño, procesando la información. Confíaba en ISMOBOT y sabía que no había razón para dudar de su palabra. «Gracias por advertirme, ISMOBOT. Debemos estar alerta y reunir más información antes de confrontar a Seraphina. No podemos permitir que nos atrape desprevenidos».

El equipo continuó su viaje, sabiendo que el tiempo estaba en su contra. Pero ahora, con el conocimiento de ISMOBOT, estaban mejor equipados para enfrentar los desafíos que les esperaban. Juntos, permanecieron vigilantes y astutos, mientras se acercaban cada vez más a desvelar la verdad y detener los planes siniestros que amenazaban con sumir al mundo en la oscuridad.

A medida que avanzaban, las tres misteriosas entidades que habían estado observando desde las sombras comenzaron a notar el interés de ISMOBOT en Seraphina D’Arcy. Sus propias intenciones se volvieron aún más complejas, mientras la paradoja entre la identidad y la libertad se enredaba con los planes y la manipulación. El destino de Rally y sus compañeros pendía de un hilo, mientras se adentraban en un territorio de sombras y revelaciones.


Continuará…

Grupo Editorial Phonix Diurna | Editorial Liberum Imperivm

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.