Hablemos de: Liderazgo ético y como promoverlo en las empresas

El liderazgo ético se refiere a la capacidad de un líder para guiar a su equipo o organización de manera justa y moralmente correcta.

Esto incluye tomar decisiones y acciones que sean éticamente defensables, promover un ambiente de trabajo positivo y justo, y ser un modelo a seguir para otros en cuanto a conducta ética.

El liderazgo ha sido definido de diferentes maneras (Fleishman et al, 1991). Una definición común lo explica como un proceso mediante el cual un individuo influye en un grupo de individuos para lograr un objetivo común (Northouse, 2016, pág. 16).

El liderazgo ético es importante por dos razones principales. En primer lugar, los líderes tienen responsabilidades éticas porque tien en una posición especial en la que tienen una mayor oportunidad de influir en los demás y, por lo tanto, en los resultados. La mayoría de las personas estaría de acuerdo en que todos nosotros tenemos la responsabilidad de actuar éticamente, pero es evident e que los líderes están sujetos a estándares éticos más elevados que los seguidores.

En la actualidad, la práctica y la documentación especializada están alejando la atención de los estilos tradicionales de liderazgo, como el liderazgo carismático y transaccional, y se enfocan cada vez más en estilos de liderazgo que hagan énfasis en una dimensión ética, como el liderazgo transformador, de servicio, auténtico o basado en valores. En otras palabras, lo que actualmente se considera como un «buen líder» es una persona que conduce de hecho hacia resultados éticos y no alguien que simplemente es bueno para liderar (como pueden ser muchos demagogos con aviesas intenciones). Se ha argumentado que este cambio resalta los fuertes vínculos entre la ética y el liderazgo efectivo (Ng y Feldman, 2015).

¿Cómo se promueve el liderazgo ético?

Para promover un ambiente ético en las empresas, hay varias estrategias que se pueden implementar:

  1. Establecer un código de conducta claro: Un código de conducta es un conjunto de normas y principios que establecen lo que se considera conducta aceptable e inaceptable en una empresa. Asegurándose de que todos los empleados comprendan y sigan el código de conducta puede ayudar a establecer un ambiente ético en la empresa.
  2. Fomentar la comunicación abierta: Una comunicación abierta y transparente permite a los empleados expresar sus preocupaciones o problemas éticos sin temor a represalias. Esto puede ayudar a detectar y abordar problemas éticos de manera temprana.
  3. Establecer un sistema de denuncia: Es importante que los empleados tengan una forma segura y confidencial de denunciar comportamientos éticamente cuestionables.
  4. Capacitación en ética: Es importante que los empleados reciban capacitación en ética para ayudarles a desarrollar su capacidad para tomar decisiones éticamente correctas.
  5. Líderes ejemplos: Es importante que los líderes de la empresa actúen como modelos a seguir en cuanto a conducta ética, ya que los empleados tienden a imitar el comportamiento de sus líderes.

Según French y Raven (1959), hay tres formas en que un seguidor puede reaccionar a estas formas de poder. En primer lugar, cuando los líderes utilizan exitosamente el poder legítim o, el poder coercitivo o el de recompensa (conocidos en conjunto como poder por posición) generan cumplimiento. Ese cumplimiento se refiere a que las personas siguen las instrucciones de la persona que tiene el poder, independientemente de si están de acue rdo con ellas. La segunda manera en que los seguidores pueden reaccionar ante el uso del poder, especialmente ante la coacción que rebase el nivel que las personas consideren legítimo, es resistirse al intento de influir de parte del líder. Resistirse sign ifica que los empleados deliberadamente traten de evitar llevar a cabo las instrucciones o que intenten desobedecer las órdenes. El tercer tipo de reacción ante el poder es el compromiso, que es la respuesta que genera con más frecuencia el poder experto o referente (que en conjunto son llamados poder personal). Compromiso significa que los seguidores adoptan el punto de vista del líder y llevan a cabo sus instrucciones con entusiasmo.

Aristóteles argumentaba que una persona ética en una posición de liderazgo encarna las virtudes del coraje, la templanza, la generosidad, el autocontrol, la honestidad, la sociabilidad, la modestia, la e quidad y la justicia. Para Confucio, la sabiduría, la benevolencia y el coraje son las virtudes fundamentales. Aplicando la ética al liderazgo y la administración, Velásquez (1992) sugirió que los gerentes desarrollan virtudes como la perseverancia, el esp íritu público, la integridad, la veracidad, la fidelidad, la benevolencia y la humildad. El liderazgo ético también está asociado con el concepto africano del sabio. Henry Odera Oruka (1944-1995), de Kenia, investigó las tradiciones sobre los sabios del Áf rica subsahariana y ofreció una descripción de la sabiduría que es claramente africana. El autor sudafricano contemporáneo Reul Khoza ofreció crónicas sobre el liderazgo ético desde la perspectiva de Ubuntu, que, entre otras cosas, ofrece una crónica comun itaria de la virtud que tiene su origen en África. El filósofo AlFarabi (872-950) nos ofrece ideas sobre el liderazgo ético desde una perspectiva islámica. Él nació en algún lugar de la actual Asia Central y recorrió las grandes ciudades del mundo islámic o, como Bagdad y Damasco. Su filosofía era amplia, pero se pueden encontrar sus ideas sobre el liderazgo en sus escritos sobre ética y política. En esas obras, incluyendo su famoso libro The Virtuous City también deben , AlFarabi argumentó que los líderes ser filósofos, una idea que él sacó de Platón, filósofo de la antigua Grecia. Para AlFarabi, esto significaba que un líder no solo debe ser una persona de acción y poder, sino también una persona que reflexione sobre lo que es mejor para la comunidad que gobierna. A diferencia de Platón, él argumentó que la mejor ciudad no es monocultural, sino que debe aceptar la diversidad, y que los líderes más sabios encuentran formas para que convivan personas de diferentes razas y creencias. Otros pensadores han subr ayado otros grupos de virtudes, pero las diferencias no son tan grandes como podría pensarse. De hecho, hay gente de distintas culturas que llega a tener puntos de vista bastante similares sobre las virtudes esenciales.

Aspectos adicionales del liderazgo ético

Para lograr ser un lider ético en las empresas, igual se deben tener muy en cuenta algunos aspectos adicionales, algunos de estos son:

Responsabilidad social: El liderazgo ético también implica asumir la responsabilidad de contribuir al bienestar de la sociedad y el medio ambiente en el cual la empresa opera. Esto puede incluir acciones como reducir la huella de carbono de la empresa, apoyar a las comunidades locales y promover la diversidad e inclusión.

Honestidad y transparencia: El liderazgo ético implica ser honesto y transparente en todas las acciones y decisiones de la empresa. Los líderes éticos deben ser abiertos y transparentes en cuanto a sus acciones y decisiones, y deben estar dispuestos a rendir cuentas a sus empleados, accionistas y a la sociedad en general.

Empatía: El liderazgo ético también implica ponerse en los zapatos de otros y entender sus perspectivas y necesidades. Esto puede ayudar a tomar decisiones éticamente correctas que beneficien tanto a la empresa como a sus empleados, clientes y la sociedad en general.

Flexibilidad: Los líderes éticos deben ser flexibles y estar dispuestos a revisar sus decisiones y acciones si se descubre que son éticamente cuestionables. Esto demuestra humildad y un compromiso continuo con la ética.

Integridad: El liderazgo ético se basa en la integridad personal y profesional, los lideres éticos deben ser coherentes en sus acciones y decisiones con sus valores y principios morales.

Responsabilidad: Los lideres éticos deben ser responsables de sus acciones y decisiones, asumiendo las consecuencias de ellas, tanto positivas como negativas.

Responsabilidad ética: Los líderes éticos deben ser responsables de la ética en su organización, estableciendo mecanismos para garantizar que las decisiones y acciones de la empresa sean éticamente correctas.

Innovación: El liderazgo ético también implica la innovación y el pensamiento creativo para encontrar soluciones éticas y sostenibles para los desafíos de la empresa y la sociedad.

Responsabilidad social empresarial (RSE): El liderazgo ético también implica la implementación de estrategias y acciones que promuevan la responsabilidad social empresarial, esto incluye la protección del medio ambiente, el respeto a los derechos humanos, la diversidad e inclusión, el desarrollo comunitario, entre otros.

En conclusión

El liderazgo ético es un aspecto esencial en cualquier empresa, ya que ayuda a garantizar que las decisiones y acciones de la empresa sean éticamente correctas, contribuyen al bienestar de la sociedad y el medio ambiente, y promueve un ambiente de trabajo positivo y sostenible. Los líderes éticos deben ser responsables, honestos, transparentes, empáticos, flexibles, innovadores, y tener un alto nivel de integridad. Además, deben ser responsables de promover la ética en su organización y implementar estrategias de responsabilidad social empresarial.

El liderazgo ético es esencial para garantizar el éxito y la sostenibilidad a largo plazo de cualquier empresa.


Grupo Editorial Phoenix Diurna | Editorial Liberum Imperivm | Editorial Liber e Independiente

Sobre el administrador

GRUPO PHOENIX Publicado el

Licenciado en Mercadotecnia | Especialista en Marketing | Fotógrafo | Blogger | Periodista Independiente

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.